miércoles, 30 de marzo de 2011

Fischer Impresionante!

Esta partida fue la que más llamó mi atención cuando empecé con este "jueguito". Fischer sólo tenía 13 años y el mismo la considera como una de sus creaciones más brillantes. Además de la reproducción en sistema algebraico, al final hay un vídeo con la partida en un tablero 3D. 




Byrne – Fischer.
Torneo Rosenwald Nueva York, 1956
[Mijail Tahl]

Esta es una partida que dio la vuelta al mundo. Hans Kmoh la ha llamado la partida del siglo. Cuando un chico de trece años, sacrifica su dama tan valientemente y ha jugado una partida tan brillante, entonces con razón se puede decir de el que es un genio. El propio Fischer la había elegido como su favorita. 1.Cf3 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.d4 0–0 5.Af4 d5 6.Db3 [ si 6.cxd5 Cxd5 7.Cxd5 Dxd5 8.Axc7 Cc6 y las negras ganarían tiempo para el desarrollo de sus piezas.] 6...dxc4 7.Dxc4 c6 8.e4 Cbd7 9.Td1 Cb6 10.Dc5? [ Lo mejor era 10.Db3 pero asi probablemente esta partida no se hubiera convertido en un joya ajedrecística.] 10...Ag4 11.Ag5? una jugada innecesaria cuando las blancas todavía están sin desarrollar. 11...Ca4!

Las negras se aprovechan de la posición sin desarrollar de las blancas e inician una espléndida combinación. 12.Da3 [ si 12.Cxa4 Cxe4 13.Dc1 a) 13.Axe7 Cxc5 14.Axd8 Cxa4+-; b)13.Dxe7 Cxg5 14.Dxd8 Taxd8 15.Ae2 (b) 15.Cxg5 Tfe8+ 16.Rd2 Axd1 17.Rxd1 Txd4+) ; 13...Da5+ 14.Cc3 Axf3 y las negras ganarian el alfil. 15.gxf3 Cxg5; 12.De5 Axf3 13.gxf3 Cd5 14.Cxd5 cxd5 15.Dxd5 Dxd5 16.exd5 Tfd8] 12...Cxc3 13.bxc3 Cxe4!


Entregando con gran estilo la calidad. 14.Axe7 Db6 15.Ac4 [ si 15.Axf8 Axf8 junto a Cc3 y Ab4] 15...Cxc3! 16.Ac5 [ 16.Dxc3 Tfe8] 16...Tfe8+ 17.Rf1 Las blancas llegaron a creer que ganaban la pieza porque estaban atacando a la Dama y el Caballo. Aparentemente, dominaban las blancas. Pero solo en apariencia, ahora Fischer ejecuta el mejor golpe. Deja la Dama y realiza el juego que le envidiaría su propio ídolo, Morphy. 17...Ae6!!


18.Axb6 no tiene mejor elección. Porque en [ 18.Axe6 Db5+ con mate. 19.Rg1 Ce2+ 20.Rf1 Cg3+ 21.Rg1 Df1+ 22.Txf1 Ce2#; 18.Dxc3 Dxc5 La belleza de esta partida reside precisamente en sus variantes efectivas. 19.dxc5 Axc3] 18...Axc4+ 19.Rg1 Ce2+ 20.Rf1 Cxd4+ 21.Rg1 Ce2+ 22.Rf1 Pobre Rey. Esta obligado a pasear por solo dos casillas.22...Cc3+ 23.Rg1 axb6 24.Db6

Las blancas ya podían abandonar porque las negras habían ganado bastante material a cambio de la dama sacrificada. Después de mucha agitación, las blancas llegaron a mate. 26.h3 Txa2 27.Rh2 Cxf2 28.Te1 Txe1 29.Dd8+ Af8 30.Cxe1 Ad5 31.Cf3 Ce4 32.Db8 b5 33.h4 h5 34.Ce5 Rg7 35.Rg1 Ac5+ 36.Rf1 Cg3+ 37.Re1 Ab4+ 38.Rd1 Ab3+ 39.Rc1 Ce2+ 40.Rb1 Cc3+ 41.Rc1 Tc2# 0–1




lunes, 28 de marzo de 2011

Belgrano 5to en la LNA

Belgrano de Córdoba (con Guillermo Soppe, José Cejas y Liliana Burijovich) terminó 5to en el torneo Día de la memoria que ganó Villa Martelli. Más información

Profundas reflexiones sobre el juego ciencia

"Dios mueve el jugador, y éste, las piezas”/ Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?

La filosofía ha tratado de explicar, desde hace siglos, por qué existe un juego tan perfecto como el ajedrez. Más precisamente, lo que se busca establecer es cuáles han sido los motivos que impulsaron al hombre a crear este juego.
Lo primero que debe recordarse, es que el ajedrez proviene de Oriente. Lo más probable es que los hindúes le hayan dado su forma definitiva, a partir de un esbozo de origen chino. Ciertas características del pensamiento y de la cultura oriental, pues, han sido invocadas para justificar la invención del ajedrez.
Así, se ha señalado que, en la cosmogonía china, la Tierra era representada por un cuadrado, y el espacio se concebía como una serie de cuadrados yuxtapuestos. El tablero del juego de ajedrez, responde con exactitud a estos conceptos.
El número cuatro, por otra parte, que da su nombre al cuadrado, también ha servido para bautizar al juego. En efecto, “ajedrez” deriva del sánscrito “chaturanga”, y quiere decir “cuatro fuerzas”. Se refiere a las fuerzas que componen el ejército, o sea, los elefantes o alfiles; los caballos; las torres o carros de asalto; y la infantería o peones.
El valor simbólico del cuatro es muy importante en todo el pensamiento antiguo, no solamente en Oriente sino también en Grecia, cuna de la filosofía occidental. Los elementos primordiales son cuatro: agua, tierra, aire y fuego; las estaciones del año son cuatro; también son cuatro las edades de la vida humana; cuatro los puntos cardinales, etc.
Cuadrado y círculo perfecto 
La figura del cuadrado, que Platón consideraba perfecta, al igual que el círculo, tiene un carácter estético, sugiere orden y equilibrio. El célebre sicoanalista suizo Carl Jung sostiene además que el modelo cuaternario significa lo intelectual y racionalista, y tales rasgos son propios del juego de ajedrez.
Si el tablero es, de alguna manera, un símbolo de la tierra misma, las piezas representan la humanidad. El hombre de la antigüedad pensaba que nuestro planeta era como un tablero y que Dios jugaba con los hombres, reducidos a meros trebejos en sus manos. Según esta imagen, que niega la libertad humana y pone todo destino a merced de la voluntad de Dios, un ser superior determina nuestros actos. El hombre habría inventado el ajedrez para imitar a Dios, para trazar el destino de las piezas, para olvidar su propia esclavitud y ejercer una ficticia omnipotencia.
Esta fascinante idea fue expuesta ya en el siglo XII, por el poeta persa Omar Jayam. El argentino Jorge Luis Borges ha reelaborado dos sonetos sobre el tema, donde dice, refiriéndose a las piezas:
“No saben que la mano señalada /Del jugador gobierna su destino”; y, enseguida, agrega: “También el jugador es prisionero/(la sentencia es de Omar) de otro tablero/ De negras noches y blancos días. /Dios mueve el jugador, y éste, las piezas”/ Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?.
Asombroso juego, el ajedrez, que puede provocar tan profundas reflexiones.

jueves, 24 de marzo de 2011

Vuélvete un perfecto perdedor

 “No es suficiente ser un buen jugador, se debe también de jugar bién”
(Siegbert Tarrasch). 

Todas las actividades competitivas tienen un resultado, hay “ganadores y perdedores”. Y el ajedrez no es la excepción.
Pero algunos sobresalen más que otros? ¿Cuál es su fallo? ¿Por qué jugadores con gran talento acaban arruinados o no dan el salto a niveles superiores?
Hoy te quiero plantear algunos “consejitos” por si quieres transformarte en un verdadero PERDEDOR.
Lo más probable es que no llegar a la cima sea por nada técnico, ya que en este mundo “informático” todos tenemos acceso a las más variadas investigaciones..
Es muy posible que te conviertas en perdedor por un factor que muchos jugadores infravaloran: Se trata de la gestión de recursos externos como el tiempo o las actitudes ante la vida.
Entonces, si quieres convertirte en un maestro de la frustración empieza por clasificar tus derrotas por factores, como "mala suerte", condiciones desfavorables de la sala de juego o problemas mecánicos con el reloj.
Además a tus triunfos atribúyelos  a tu esencia de genio y no revises las malas y buenas jugadas que hiciste.
Disciplina ¿para qué?
NO tengas disciplina.
NO respetes los horarios de estudio, juego y descanso. Total no firmaste ningún contrato con nadie y puedes hacer lo que quieras., Por caso, si tenías pensado estudiar alguna línea de una complicada variante que te dejó inferior en tu último torneos, no lo hagas y dedícate a chatear por Internet o a ver tu programa favorito de televisión.
NO pierdas tiempo en análisis de jugadas fuera de la mesa. Así, cuando tengas en el futuro una situación desconocida actuarás sin ayuda de los fundamentos necesarios de tus análisis “post morten”.
NO cuestiones todo lo que lees y no intercambies opiniones con otros jugadores, ya sean de tu nivel o de una categoría superior. 
NO realices ningún tipo de actividad física. (Hay cientos de estudios que demuestran que un incremento en la actividad física aumenta la actividad cerebral).
NO seas imperturbable cuando juegues. Actúa por impulsos y corazonadas confiando en que tu rival no se dará cuenta de la celada que estás preparando.
NO tengas confianza en tu juego ni en tu experiencia. 
NO te concentres y piensa sólo en la partida que estas disputando, sino que divaga con tu mente por todas las cuestiones que te ocuparon durante el día, como el trabajo, tu novia o esposa, tus preocupaciones, etc.
NO tengas una actitud positiva. Entra a la batalla sin ánimo. Te da lo mismo ganar o perder. Es un combate más.
Aplica parte o todos estos “consejitos” y te aseguro que te convertirá en un PERFECTO PERDEDOR.

martes, 22 de marzo de 2011

Sólo tenemos una vida


"El ajedrez es mi vida, pero mi vida no es sólo el ajedrez" (Anatoli Karpov) 


En la línea de pensamiento expresada en la entrada anterior, insisto en que el ajedrez es una manifestación de la cultura. (y para mi una manifestación sublime), pero “no es toda la cultura”. Por lo tanto, es parte de la vida pero no es toda la vida. No debemos perder esa perspectiva si queremos el éxito en el resto de nuestra existencia y no sólo en el ajedrez.
Y si lo tomamos como “el juego que es”, seguramente lo disfrutaremos más.
También hay que entender que para triunfar en este ámbito es necesario tener las mejores actitudes posibles antes de sentarse en una competencia (nos ocuparemos de esto en otra entrada).
Retomando el hilo principal de este post, señalo una sucesión de consecuencias  perjudiciales que puede tener sobre tu vida:
1) Excesivo tiempo estudiando o jugando en detrimento de sus seres queridos.
2) Si te absorbe demasiado y consigue que te pongas fastidioso, tenso, nervioso o apático cuando no estas jugando, estudiando o compartiendo con tus amigos ajedrecistas.
3) Puede que el tiempo que le dediques al ajedrez te aleje de otros juegos, pasatiempos o deportes con los que antes te recreabas.  
Es lógico que si quieres llegar lejos, te lo tienes que tomar muy en serio. No hay nada malo en esto. Hace falta mucho estudio y práctica para triunfar. Pero no tienes porque hacerlo a costa del resto de tu vida.

Mejor persona es igual a mejor jugador

No es necesario que en tus ratos libres te pases analizando mentalmente alguna variante complicada o el último final que perdiste tontamente. Es muy probable que esto todavía sea desfavorable. Tu equipo favorito de fútbol, tu familia, tus amigos, tu profesión, también deben ocupar parte de tus actividades. Te volverán mejor persona y, seguro, mejor jugador.
Sólo tenemos una vida. ¿Quieres pasar hasta el final de tus días frente a un tablero, un monitor o libros con tableros cuadriculados y anotación algebraica por todos lados?
Si te dedicas todo el día, todos los días, es muy posible que en algún momento te satures.
En resumen, no lleves a la mesa de ajedrez tus problemas personales y no permitas que tus derrotas en el tablero escaqueado influyan en tu relación social. Es difícil, pero debes intentarlo.
Ya hay una publicación en la página de todo menos ...

sábado, 19 de marzo de 2011

B I E N V E N I D O S


El Rey de los juegos
  
Bienvenidos a esta página Web, que pretende ser un espacio para todos los amantes del Ajedrez. Y cuando digo para todos, me refiero no sólo a los calificados protagonistas de torneos ciegos por sumar indefinidamente puntos ELO, sino también a los jugadores de café, a los profesores, a los periodistas, a los entrenadores, a los promotores y las instituciones relacionadas con la actividad.

En fin, los devotos de este maravilloso juego, TODOS tienen su espacio en este ámbito emocionante, apasionante, absorbente, estimulante, excitante, y difícil de desentrañar, donde sin ninguna duda esta actividad es una manifestación de la cultura. 


Pero, seguro, no es toda la cultura.

Se puede jugar al ajedrez como mero pasatiempo o como actividad competitiva para llegar a la cima de la Diosa Caissa. También se lo puede estudiar en forma sistemática, como cualquier otra ciencia. O se pueden componer problemas y finales, como en otras artes.

A ello cabe añadir la utilización del ajedrez como disciplina formativa, durante la niñez y adolescencia.  En efecto, ejercita el raciocinio, al exigir un análisis lógico de los procedimientos ganadores; educa la memoria; que debe recordar secuencias de jugadas y retener posiciones; fomenta la imaginación, para presentarse al futuro desarrollo de las acciones; y ahonda la percepción psicológica, a través de la prevención y el castigo de los errores del adversario.

Asimismo, la práctica competitiva del juego de ajedrez, puede conducir a un extremo indeseable: Cuando un jugador cree que el ajedrez es todo en la vida, y sólo busca conseguir victorias, desvirtúa en realidad la esencia misma del juego.

Es incomparable el deleite que nos produce un plan, una idea, una combinación que hace brillar el tablero; en fin, toda la concepción bella de una partida.

Demasiado juego para ser una ciencia y demasiada ciencia para ser un juego. No recuerdo donde (me agarró el alemán!) leí en una oportunidad que el ajedrez es “la más bella de las artes, la más compleja de las ciencias y el más exhaustivo de los deportes”. Para que más.
 Este es mi concepto del Ajedrez. A esto no voy a renunciar.

En algunos idiomas, el ajedrez se llama "juego del rey". De lo que no cabe duda, es que se trata del rey de los juegos.