jueves, 24 de marzo de 2011

Vuélvete un perfecto perdedor

 “No es suficiente ser un buen jugador, se debe también de jugar bién”
(Siegbert Tarrasch). 

Todas las actividades competitivas tienen un resultado, hay “ganadores y perdedores”. Y el ajedrez no es la excepción.
Pero algunos sobresalen más que otros? ¿Cuál es su fallo? ¿Por qué jugadores con gran talento acaban arruinados o no dan el salto a niveles superiores?
Hoy te quiero plantear algunos “consejitos” por si quieres transformarte en un verdadero PERDEDOR.
Lo más probable es que no llegar a la cima sea por nada técnico, ya que en este mundo “informático” todos tenemos acceso a las más variadas investigaciones..
Es muy posible que te conviertas en perdedor por un factor que muchos jugadores infravaloran: Se trata de la gestión de recursos externos como el tiempo o las actitudes ante la vida.
Entonces, si quieres convertirte en un maestro de la frustración empieza por clasificar tus derrotas por factores, como "mala suerte", condiciones desfavorables de la sala de juego o problemas mecánicos con el reloj.
Además a tus triunfos atribúyelos  a tu esencia de genio y no revises las malas y buenas jugadas que hiciste.
Disciplina ¿para qué?
NO tengas disciplina.
NO respetes los horarios de estudio, juego y descanso. Total no firmaste ningún contrato con nadie y puedes hacer lo que quieras., Por caso, si tenías pensado estudiar alguna línea de una complicada variante que te dejó inferior en tu último torneos, no lo hagas y dedícate a chatear por Internet o a ver tu programa favorito de televisión.
NO pierdas tiempo en análisis de jugadas fuera de la mesa. Así, cuando tengas en el futuro una situación desconocida actuarás sin ayuda de los fundamentos necesarios de tus análisis “post morten”.
NO cuestiones todo lo que lees y no intercambies opiniones con otros jugadores, ya sean de tu nivel o de una categoría superior. 
NO realices ningún tipo de actividad física. (Hay cientos de estudios que demuestran que un incremento en la actividad física aumenta la actividad cerebral).
NO seas imperturbable cuando juegues. Actúa por impulsos y corazonadas confiando en que tu rival no se dará cuenta de la celada que estás preparando.
NO tengas confianza en tu juego ni en tu experiencia. 
NO te concentres y piensa sólo en la partida que estas disputando, sino que divaga con tu mente por todas las cuestiones que te ocuparon durante el día, como el trabajo, tu novia o esposa, tus preocupaciones, etc.
NO tengas una actitud positiva. Entra a la batalla sin ánimo. Te da lo mismo ganar o perder. Es un combate más.
Aplica parte o todos estos “consejitos” y te aseguro que te convertirá en un PERFECTO PERDEDOR.

No hay comentarios: