viernes, 3 de febrero de 2012

El poder de la iniciativa en el ajedrez, los negocios y la política

Conocemos que llevar la iniciativa en el ajedrez forma parte del éxito del ataque. Cuando el rival tiene la obligación de defenderse va debilitando su posición y creando puntos de ataque. 
En este contexto de liderazgo podremos prever y seguir controlando la acción.
"Mientras sigamos amenazando y presionando, conservaremos la iniciativa. En el ajedrez, eso finalmente conduce a un ataque que no tiene contestación posible. En los negocios lleva a una mayor cuota de mercado. En las negociaciones conduce a un acuerdo mejor. En la política, a un aumento de votos. En todos los casos crea un círculo positivo de auténtica y mayor calidad, más la percepción de una mejora del status y una victoria inminente, beneficios tanto tangibles como intyangibles. Esa es la ventaja del atacante". Así, contundente, es Garry Kasparov cuando habla de este tema en su imperdible libro "Cómo la vida imita al ajedrez".
En lo que hace especialmente al ajedrez ir un paso adelante significa que podremos mantener desestabilizado a nuestro rival, movernos y cambiar para incidir en sus puntos débiles. En este orden, "El Águila de Bakú" afirma: "En el ajedrez existe el principio de las dos debilidades. Es poco probable ganar una partida contra un jugador potente con un solo punto de ataque. En lugar de centrarnos en un solo objetivo, debemos aprovechar la presión para provocar más puntos débiles".

Luego recuerda cómo evolucionó como jugador de ajedrez y señala que siguió practicando un ajedrez de ataque durante toda su carrera,  reconoce que con el paso del tiempo sus partidas eran cada vez más concretas y menos especulativas y, tras una década como campeón del mundo,  "me apetecía menos embarcarme en ataques inciertos y solía ser más paciente. Era algo más que el estereotipo del conservadurismo que aparece con la edad; era el producto de una reflexión nacida de la experiencia de todos aquellos años. Había aprendido que un contra ataque a tiempo, contra un oponente demasiado agresivo, podría se más eficaz que responder siempre con fuego al fuego".

No hay comentarios: