viernes, 15 de julio de 2011

Triángulo amoroso en el ajedrez

Juan Antonio Castro Torres 
Mañana continuamos con la segunda parte de la historia del triángulo amoroso entre dos jugadores de ajedrez y la reina de la fiesta en una ciudad del interior de Córdoba, ubicada en una región muy rica por su agricultura y ganadería. 
En la primera parte  de “Al pan, pan y al ajedrez, ¿tie-break?” del libro "Para Recuperar el Alma" nos enteramos que después de disputadas las nueve partidas del torneo, dos amigos ajedrecistas finalizaron en el tope de las posiciones y  el campeón se llevaría –además de la plata y la gloria– el mejor de los recuerdos, un beso sensual, apasionado y con estrecho abrazo incluido, de la mismísima Reina Nacional del Trigo, ungida en la noche del cierre de la competencia ajedrecística. Entonces, a no perderse mañana la segunda parte. 

No hay comentarios: