sábado, 25 de junio de 2011

El esfuerzo nos compenzará

En el capítulo 7 Garry Kasparov habla de "Preparación". y es realmente imperdible. Una garantía de buena lectura. Hay testimonios nuevos y sencillos para vos.
Ahora sólo te brindaré unos cuantos "tips" que el menciona y algunas reflexiones sobre su experiencia.


Es importante observar, como ya lo dije otras veces, que este libro es más uno de auto ayuda para el ajedrez y para la vida en general, que un típico tratado donde aprenderemos a jugar o a encontrar variantes de aperturas, medio juego o finales. 
Mira, lee, reflexiona sobre lo siguiente:: 
* Como  el árbol del proverbio que cae en el bosque sin que nadie lo oiga, el talento que no sale a la luz es como si no existiera. 
* El resultado es lo que importa.
* La oportunidad y la preparación me convirtieron en líder de la siguiente oleada de cambios en la década de 1980. Mi ética de trabajo era producto del ambiente de disciplina que crearon mi madre y Botvinnik, mi maestro. 
* Todo el mundo, a cualquier edad, posee talentos que no se han desarrollados completamente. No se libran siquiera quienes llegan a la cumbre de su profesión.
* La preparación compensa de muchas formas.
* La clave está en el auto conocimiento y la coherencia. El esfuerzo nos compensará aunque no siempre de forma inmediata o tangible. 
*Yo creo mucho en la suerte, y pienso que cuanto más trabajo más suerte tengo. (Thomas Jeffersson).
* Botvinnik inventó el régimen ideal para los torneos, estableció un estricto horario de comidas, descanso y caminatas rápidas, un sistema que yo adopté durante toda mi carrera. 
* Hoy las distracciones potenciales son prácticamente infinitas y el mundo de la informática proporciona entretenimiento instantáneo a todo el mundo. 
* Los teléfonos móviles, los video juegos y artilugios de toda clase nos permiten desperdiciar el tiempo de infinitas maneras que no conducen a nada en absoluto; desde luego, a nada importante ni estratégico para nuestro desarrollo. 
* Convertir nuestra eficacia en un objetivo.
* Un Capablanca puede ser muy creativo durante una hora, pero quemarse al cabo de dos. Un Alekhine puede necesitar cuatro horas para conseguir los mismos resultados, pero ser capaz de trabajar ocho horas sin reducir la productividad. 
* Tener una buena ética de trabajo no significa ser un fanático, significa ser consciente y luego pasar a la acción. 

2 comentarios:

Carlos Daniel Pozzo dijo...

Muy buen artículo Raúl, felicitaciones...

Raúl Grosso - Argentina dijo...

Ciertamente me sorprendió Kasparov con este libro.