jueves, 9 de junio de 2011

Kasparov, Tal y la fantasia del juego de ajedrez

"Innovar constantemente nuestro proceso de toma de decisiones"


Aunque cada vez más lento gracias a este maravilloso mundo moderno que nos llena de responsabilidades (y de paso con pocas posibilidades de elegir), sigo con la lectura del único libro de ajedrez que tengo en la mesita de luz por estos días. Así, cuando habla de talento, Garry Kasparov menciona el poder de la fantasía táctica y dice que resulta irónico que los programas de  ajedrez por ordenador sean capaces de combatir con tanta eficacia a seres humanos. Afirma que de la noche a la mañana, el pensamiento lógico deductivo y convencional se convirtió prácticamente en un pecado: "Fue como si hubiéramos rechazado esas anteriores virtudes, y de pronto todo el mundo tuviera que estar en contra de la ortodoxia si no quería ser considerado un dinosaurio. La burbuja del puntocom se construyó sobre esa ilusión, con la creencia de que el pensamiento inductivo y la creatividad podían reemplazar, en lugar de complementar, los principios y la lógica".
Siempre en su libro "Cómo la vida imita al ajedrez", el Genio de Bakú se inspira en la figura de Miguel Tal, el octavo campeón del mundo. "El mago de Riga", como lo apodaban, se consagró gracias a que buscaba sistemáticamente formas originales para sorprender el juego de sus rivales. Su juego agresivo y volátil, lo llevaba a sacrificar peones y piezas de un modo que contradecía totalmente los principios de la era científica y moderna establecida por Botvinnik. Tal reinventó el método del ajedrez romántico, como se jugaba a mediados del siglo XIX, cuando defenderse se consideraba una cobardía. "¿Cómo lo hizo?", se pregunta Kasparov y agrega "¿Cómo es posible que los caballos de Tal parecieran más ágiles y sus alfiles más rápidos que los de otros grandes maestros?. Tenía una capacidad de cálculo enorme y esa era solo una pequeña faceta de su talento. Tenía la habilidad de saber cuándo el cálculo por sí sólo no bastaba para resolver el problema". 
Después de señalar que "la fantasía no es algo que se pueda poner en marcha con un interruptor" y apuntar que la clave para estimularla está en atenderla siempre que sea posible, y dejar que florezca nuestra faceta menos ortodoxa, Garry dice que debemos "innovar constantemente nuestro proceso de toma de decisiones", tanto en el ajedrez como en la vida. 
"Muy a menudo descartamos inmediatamente las ideas y las soluciones extravagantes, especialmente en áreas con patrones establecidos desde hace mucho tiempo. Nosotros mismos nos imponemos ese rechazo a pensar con creatividad, casi tanto como nos lo imponen los parámetros de nuestro trabajo y de nuestra vida. "¿Y si...?, a menudo lleva a "Por qué no?", y llegado a ese punto, debemos armarnos de coraje y averiguarlo, afirma Kasparov.
Dejé para el final lo más importante de mi vida: desearle un "Feliz cumpleaños a Facu, el rey de mi hogar!!" 

No hay comentarios: