miércoles, 26 de octubre de 2011

El triunfo más espectacular de Lasker en un torneo de ajedrez

Tercera entrega del periodista Héctor Luis González, "Lasker: el eterno rey del ajedrez"(Aquí puedes ver la segunda parte)
En 1910 estuvo a punto de perder su título frente al austríaco Karl Schelchter, a quien al vencerlo en la última partida del match, logró igualarlo con una ganada, una perdida y ocho tablas. También a fin de ese año volvió a derrotar a Janovsky en un encuentro celebrado en Berlín (+8-0=3).
La cúspide de su trayectoria ajedrecística se produce en el torneo de San Petersburgo 1914, donde luego del turno preliminar llegó al pentagonal final animado por Capablanca que tenía un punto y medio de ventaja, Alekhine, Tarrasch y Marshall, y Lasker en tan sólo 8 partidas descontó la ventaja original y aprovechó la victoria en la última ronda que le propinó su tradicional adversario Sieberg Tarrasch a Capablanca, ganó la prueba alzándose con el triunfo más espectacular de su carrera. La Primera Guerra Mundial lo afectó sensiblemente en su faz económica y si bien ganó el torneo de Berlín de 1918, debió aceptar exponer su título en La Habana en 1921 ante José Raúl Capablanca quien lo destronó con 4 partidas ganadas, 10 tablas sin que Lasker conociera el almibar de la victoria. Se cuenta que Lasker jugó enfermo este match y afectado por el calor tropial del Caribe. El encuentro lo resignó cuando faltaban aún varias partidas por disputar, pero de ello jamás Lasker habló buscando una excusa a su derrota. Al abandonar su 14º partida, se puso de pie y gritó 3 hurras por el nuevo campeón del mundo, declarando posteriormente “...Si quieren que siga jugando, pongan un hombre, no una máquina de jugar -refiriéndose a Capablanca- …”.
Lasker en La Habana había perdido su título que conservó a través de 27 años -una verdadera epopeya- pero aún no estaba vencido, en 1923 vence en el torneo de Mahrisch Ostrau y en Nueva York 1924 gana uno de los torneos más grandes del presente siglo, aventajando por un punto y medio a Capablanca y Alekhine, además de los maestros más importantes del momento.
Su última gran actuación fue en el torneo de Moscú 1925 donde llegó invicto, segundo de Bogoljobow y aventajando a Capablanca, Rubisntein, Marsahll, Tartakowe, y otros no menos renombrados. Ya en sus últimos años se lo notó en el ocaso de su genio, ubicándose 5º en Zurich 1934, 3º en Moscú 1934, 6º en Moscú 1936 y 7º/8º en Nottingham del mismo año. 

Mañana la seguimos con Lasker: el rey eterno del ajedrez

No hay comentarios: