viernes, 12 de agosto de 2011

¿Porqué nos gusta el ajedrez?

José Raúl Capablanca 

"El ajedrez sirve como pocas cosas en este mundo para distraer y olvidar momentáneamente las preocupaciones de la vida diaria" (Capablanca, otro caballero del ajedrez). 


Reproduzco hoy un resumen de un muy buen artículo del Maestro Internacional cubano Nelson Pinal Borges, publicado en  "apuntes de un ajedrecista" y que considero sumamente importante para todos los amantes del juego ciencia. 

Leamos... 

En la década de 1930 un profesor de psicología de Viena, Austria, investigó acerca de 50 juegos y pasatiempos ya que quería conocer cuál de ellos era el mejor para distraer a la mente del strees de la vida moderna.
Después de realizar el estudio, el profesor descubrió que el ajedrez poseía las cualidades y virtudes propicias para ayudar a olvidar las tensiones de la agitada vida cotidiana.
¿Qué razones motivaron tal descubrimiento? Veamos algunas de ellas:
- El ajedrez requiere gran actividad mental, aspecto donde supera a los demás juegos y entretenimientos. Asimismo, es muy superiora los otros para lograr una recreación noble e instructiva en el desarrollo del trabajo mental.
- El juego ciencia es una admirable creación de la mente humana; combina la exactitud matemática con la intuición y el arte de la perfección,  lo cual ninguna otra actividad intelectual puede alcanzar.
- Con la relativa excepción del juego de damas, el que se acerca algo al ajedrez en lo relacionado al cálculo matemático, el ajedrez es muy superior a los demás dadas sus características artísticas y sus ilimitadas posibilidades creativas
Otras de las consideraciones que tuvo el profesor vienés para llegar a sus conclusiones es que el ajedrez apasiona a sus admiradores de tal forma que éstos llegan a amarlo y sentirlo como algo muy especial dentro de su vida. Este amor está motivado fundamentalmente porque los aficionados y maestros sienten que el ajedrez le permite alcanzar la realización de una personalidad intelectual superior al nivel medio de la población. Desde éste punto de vista se pueden clasificar a los ajedrecistas de la siguiente forma:
- Los que gustan de resolver problemas.
- Los que gustan de comenzar y terminar una obra con sus propios recursos.
- Los que están sedientos de aventuras. La sed de aventura inherente en cada ser humano puede ser completamente satisfecha en el tablero de las 64 casillas sin ningún tipo de riesgo ni consecuencias fatales.
A tal efecto, estimamos, que el distinguido profesor de psicología estuvo muy acertado en sus conclusiones, al considerar que entre las virtudes del juego ciencia, está la de contribuir al relajamiento emocional de las personas y superación del stress de la vida moderna. Como colofón de este artículo es muy preciso mencionar la frase del ex-campeón mundial cubano José Raúl Capablanca:
"El ajedrez sirve como pocas cosas en este mundo para distraer y olvidar momentáneamente las preocupaciones de la vida diaria".
Por Nelson Pinal Borges, MI

No hay comentarios: