jueves, 15 de diciembre de 2011

Gruesos insultos y difamaciones a Karpov

(Sigue de ayer)
Respuesta Soviética
Con la firma del famoso cosmonauta Vitaly Sebastianov, presidente de la Federación Soviética de Ajedrez, el 10 de Agosto de 1978, se dio respuesta a un documento emitido en forma pública el 8 de agosto de ese año por la “delegación suiza de ajedrez".
La réplica a que hacemos mención rezaba “La señora Lewuewrick, quien se autocalificaba jefa de la delegación suiza de ajedrez (no es ajedrecista, aunque sí ciudadana suiza) emitió una declaración en nombre del señor Korchnoi. Este documento sin precedentes en la historia del ajedrez está desde un comienzo hasta el final repleto de gruesos insultos y provocativas insinuaciones personales, difamando al campeón del mundo Anatoly Karpov y a otros grandes maestros, representantes del ajedrez. En lo que concierne a Karpov y todas las personas que integran su delegación, ninguna de ellas ha lanzado insultos u observaciones inadecuadas o emitido declaraciones políticas con respecto a Korchnoi.
Las discusiones que tuvieron lugar antes del match -incluída la cuestión sobre el derecho de usar banderas nacionales- ha tenido una naturaleza técnica o deportiva y trataba de interpretación reglamentria de la prueba.
El jurado de Apelaciones del match consideró y decidió todos los problemas en contra de Korchnoi, por infundadas y ridículas, y por ello fueron tratados repetidamente por el chanllenger y la señora Leeuwerik de no ser neutrales. El hecho es que las resoluciones han sido tomadas por líderes del ajedrez, respetados y conocidos mundialmente: Mr. Edmonson (Estados Unidos), Lim Kok Ann (Singapur) y A. Malchev (Bulgaria), todos miembros de la FIDE y Korchnoi no logró confundirlos al llamarlos “niños” por no haber accedido a sus reclamos.
Hablando sobre esto, falta de ceremonia y los groseros modales del señor Korchnoi son bien conocidos. Así en 1974 en Moscú insultó al árbitro del match en la final del Candidatura, el conde Belga Alberic O´Kelly. También a la respetada figura, reconocida por su talento y caballerosidad, el ex campeón mundial Miguel Tal, Korchnoi se atrevió a tratarlo de mentiroso.
Asi mismo, en una carta dirigida por Korchnoi al jurado del match el 6 de agosto de 1978, llamó al profesor V. Zukhar, doctor en Ciencias Médicas de “pillo seudoerudito”, aunque en su libro publicado en 1978 se refiere a él como uno de los científicos prominentes.
La negativa del campéon de mundo a estrechar la mano de su rival en la octava partida parece ser el pretexto usado por Korchnoi pero a la luz de sus declaraciones se observa que él había desertado de la URSS para ser librado de la desagradable tarea de saludarse con personas como Karpov y su grupo. Es apropiado hacer notar que el segundo de Korchnoi, el GMI Raymond Keene, ha perdido los modales característicos de los caballeros ingleses, aparentemente como resultado del contacto con gente de la clase de la señora Leeuwerik y Korchnoi y se permitió inescrupulosas e insultantes replicas de las cuales, para pena nuestra fueron citadas en la prensa (Keene, declaró que luego de darle la mano a Karpov se la lavaría con jabón). Finalmente llegamos a la conclusión que el principal inspirador de los ataques no es tanto Korchnoi, como Petra Leeuwerik. Esta mujer que nunca tuvo nada con el ajedrez quien declara abiertamente su rencoroso odio hacia la URSS está tratando de convertir la distinguida compentecia deportiva en el campo experimental de una guerra fría, impidiendo la consolidación de la amistad y la cooperación cultural entre los países, para lo cual reconocidamente sirve el ajedrez”.
También el gran maestro Salo Flhor -recientemente fallecido- realizó declaraciones a la agencia de noticias soviética Novosti bajo el título “Sr. Korchnoi, aprenda a perder”, donde fustigó la conducta del disidente en su match con Spassky y con Karpov, diciendo: “... Korchnoi, estaba muy complacido en Belgrado cuando superaba en el scorer holgadamente a Spassky, pero más tarde al sufrir varias derrotas, se puso histérico y no halló nada mejor que explicar su fracaso alegando que le estaban aplicando “rayos”. ¿Un absurdo?. Pero cuando, después triunfó en el match, admitió haber dicho eso simplemente en broma. En Baguió sentó cabeza y comenzó a jugar al ajedrez cuando había creado una especial atmósfera en el match, especialmente cuando redujo la diferencia en el scorer y llegó a igualarlo, pero cuando Karpov lo venció en el último juego, adoptó nuevamente su vieja postura, yo estaría sorprendido si no lo hubiera hecho, a la edad de 47 años, un hombre ya no puede cambiar”. (Sigue mañana)

No hay comentarios: