viernes, 9 de septiembre de 2011

El espíritu de colaboración de Erich Eliskases

Un caballero sin egoísmo
La mayoría de los ajedrecistas conocemos gran parte de la trayectoria en el tablero de ajedrez de Erich Gottlieb Eliskases. 
Desde su gran salto al estrellato, allá por 1932 al vencer en un match a Rudolf Spielmann, a quien volvió a ganarle en 1936 y 1937, consagrándose campeón de su país, hasta su retiro, brilló en múltiples torneos. 
Seguro que tu sabes de las condiciones técnicas de este Caballero del Ajedrez. Hoy te voy a contar sobre su permanente espíritu de colaboración para con el ajedrez de todo el mundo. 
Ya desde muy joven, en 1935, Eliskases se convirtió en el analista de Max Euwe, en el match que el holandés le arrebató el título a Alexander Alekhine. 
Para le revancha, en 1937, Alekhine contrató los servicios de Eliskases y ganó aquel célebre match por el amplio  scorer de 10 ganadas, 4 perdidas y 11 tablas, demostrando que su derrota anterior sólo había sido un traspié en su fulgurante carrera. Este fue el último match que Alekhine jugó por la corona mundial. 
Conocedor profundo de la técnica del juego de ajedrez, el Caballero Eliskases ha sido considerado como uno de los teóricos más notables de todos los tiempos. Su bagaje de conocimientos de los secretos del tablero, han merecido el respeto y la consideración mundial 
Tan es así que los más calificados de los cultores del juego ciencia recurrieron en múltiples ocasiones a su sapiencia para los análisis y estudios de partidas de ajedrez. La gran promesa latinoamericana, Henrique Costa Mecking, lo llevó de analista - entrenador en oportunidad de obtener el título de Maestro Internacional en el torneo Interzonal de Túnez.
La Federación Argentina de Ajedrez (FADA) también utilizó sus importantes servicios para acompañar a jóvenes valores en torneos internacionales y como capitán del equipo olímpico, además de que numerosas publicaciones de prestigio internacional requirieron de sus colaboraciones en comentarios de importancia teórica. 
Por lógica, el ajedrez de Córdoba lo incorporó y su influencia y enseñanzas, exentas de egoísmo, fueron factor preponderante para el progreso de jóvenes figuras que se proyectaron en el orden magistral, como Máximo Ramadán Gómez, Rodolfo Redolfi, Osvaldo Bazán, Guillermo Soppe, Raúl Monier, entre otros. Todos, eternamente agradecidos de este Caballero del Ajedrez.

No hay comentarios: