jueves, 1 de septiembre de 2011

Erich Eliskases: Una gloria del ajedrez mundial

Erich Eliskases

“El ajedrez si lo practica Lasker es una filosofía, si lo juega Capablanca es una ciencia, si quien lo cultiva es Alekhine se trata de un arte; y si lo hace un chambón, es sólo un juego”.


Tirolés de nacimiento y cordobés por adopción, fue la gloría del ajedrez mundial más grande que vivió en Córdoba. Erich Eliskases, un señor caballero, nació el 15 de febrero de 1913 en Insbruk (Austria) y arribó a la Argentina en 1939 para participar como integrante del poderoso equipo alemán de la Copa de las Naciones de Ajedrez. Pero en los primeros días de setiembre, cuando el torneo entraba en su fase final, Hitler invadió Polonia y poco tiempo después Inglaterra contestó con la declaración de una guerra que se convertiría en la segunda gran conflagración bélica del siglo. Esta circunstancia, impidió a Eliskases regresar a su patria y luego de vivir un tiempo en Brasil se afincó definitivamente en nuestra ciudad. Mucho tuvo que ver en esto María Esther Olmedo, quien en el verano de 1951 sedujo y atrapó a este "caballero" para siempre. Entonces, Cupido (símbolo del amor) se unió con Caissa (Diosa del Ajedrez) y nos posibilitó a los cultores del juego ciencia contar con el único gran maestro que vivió durante más de cuatro décadas en Córdoba, República Argentina.
Para aquellos que no han profundizado la existencia de Eliskases (un Caballero del Ajedrez), la sola mención del enfrentamiento que sostuvo con 9 de los 13 campeones mundiales de ajedrez reconocidos oficialmente por la Federación Internacional hasta su desaparición física puede aproximarnos a su grandeza: Emanuel Lasker, José Raúl Capablanca, Alexander Alekhine, Max Euwe, Mikail Botvinnik, Vassily Smislov, Tigran Petrosián, Boris Spasski y Robert “Bobby” Fischer sintieron en carne propia la profundidad y fineza de su juego.
Además, Eliskases tomó activa participación en 10 torneos de las naciones u Olimpiadas ajedrecísticas: Hamburgo 1930, Folkenstone 1933, Varsovia 1935, Munich 1936, Estocolmo 1937, Buenos Aires 1939, Helsinki 1952, Munich 1958, Leipzig 1960 y Tel Aviv 1964. En las primeras cinco representó a Austria, en Buenos Aires jugó para Alemania y en las restantes lo hizo para la Argentina.
Cuando se radicó en Córdoba ya venía precedido de un gran prestigio en el ajedrez ecuménico. En 1932, con sólo 19 años había vencido a Rudolf Spielman en memorable encuentro y años después hizo lo propio con el aspirante a la corona mundial Ewfin Bogoljubow. 
Además, era el gran caballero Eliskases triunfador en los famosos torneos de ajedrez de Budapest 1934, Linz 1935, Zurich, Trebic y Scheveningen 1936, Norway 1938, que le había ganado partidas a Capablanca, Euwe, Paul Keres, Ragozin, Petrov.
Eliskases, -un poliglota que dominaba cinco idiomas (alemán, italiano, portugués, inglés y castellano) y un avezado estudioso de la geometría analítica-, se destacó en el intrincado laberinto del juego ciencia por su fina técnica y su sentido innovador en las aperturas. Aún en la actualidad, con todo el adelanto que brindan las computadoras, muchas líneas de juego del ajedrez que practican los jóvenes maestros tienen el sello de la creación de este Caballero del Ajedrez.
Hasta los últimos días de su existencia (falleció el 2/2/97), con la cansada mirada que emanaban de sus profundos ojos celestes y sus 83 años a cuesta, Eliskases (un caballero del Ajedrez) se la ingenió para seguir analizando partidas para publicaciones europeas, o contestar la correspondencia de los miles de amigos que tenía dispersado por el mundo.

No hay comentarios: