viernes, 1 de abril de 2011

El ajedrez aleja a los jóvenes del délito

Extracto de un artículo periodístico escrito por Robert Byrne (1989).

“...Un número cada vez mayor de programas escolares trata de demostrar que el ajedrez puede ser un eficaz antídoto contra cualquier tipo de problemas relacionados con la educación.
Gracias a esos programas se han comprobado que el ajedrez no sólo puede inculcar paciencia y concentración sino que puede ser especialmente beneficioso para los niños pobres de las ciudades, puesto que la ayuda a alejarlos del delito y de las drogas, y a motivarlos para que se interesen más por los estudios.
El ejemplo de Harlem.
“A pesar de todo, ciertos hechos demostraron a través del tiempo la importancia del ajedrez como elemento de enseñanza. Uno de los ejemplos más asombrosos ocurrió  en la escuela secundaria de Wadleigh, de la calle 114 de Harlem.
“Existía un grupo de 25 alumnos revoltosos y perturbadores que gravitaba sobre los 1500 estudiantes restantes”, afirmó en una reciente entrevista Milton Finkelstein, por entonces uno de los asistentes de la dirección. “Los identificamos –continuó- a través de los prontuario policiales. Decidimos luego que practicaran ajedrez y que consideraran un honor que se les enseñara el juego”.
El señor Finkelstein recordó que las clases de ajedrez fueron tan positivas para mejorar el rendimiento escolar y la conducta de los 25 alumnos descarriados que después fueron extendidas a todo el alumnado.
Al tiempo, la escuela de Wadleigh superó en una serie de pruebas realizadas a lo largo de cinco años a otros cuatro establecimientos secundarios cuyos alumnos se habían incentivado en la enseñanza con clases especiales de lectura y viajes de estudios.
“Wadleigh, como escuela piloto experimental, no recibió esa clase de incentivos, pero su rendimiento escolar fue superior al del resto”, indicó Finkelstein. 

No hay comentarios: