viernes, 8 de abril de 2011

¿Quien es mejor: El ajedrecista o el jugador de ajedrez?


Como comentamos en otra entrada, generalmente el aficionado común estima que un fuerte jugador está dotado de una condición sobrenatural llamada "talento", y es criterio casi unánime creer que la fuerza ajedrecística del "talento" reside en conocimientos que trajo al nacer, como si su cerebro hubiera sido tocado con una varita mágica. Pero ya vimos que no es así. 
Entonces, el objeto principal de quien recién se inicia no es convertirse rápidamente en un fuerte jugador (sin sacrificio no hay beneficio) sino procurar captar las bases y fundamentos para un mejor conocimiento del juego, en función del razonamiento. Y así, seguir su progreso.  
Es obvio que aquel que llegue a comprender y entender los conceptos básicos del juego, avanzará indudablemente, pero es necesario establecer que la práctica está subordinada a otros factores inherentes a las condiciones naturales del sujeto que conforman la personalidad del juego. 
Será necesario, entonces, establecer una diferencia entre Ajedrecista y Jugador de Ajedrez. El primero es aquél que comprende, conoce los principios básicos del juego y "respira" a diario ajedrez,, mientras que Jugador es es el que ejecuta con cierta precisión las ideas concebidas en base a los fundamentos técnicos. 
Porqué influyen los factores internos
Por lo tanto, la condición de ejecutar con coherencia y exactitud  un plan de movimientos fundamentados, dependerá no sólo del conocimiento y comprensión de los principio teóricos del juego, sino de otros factores externos, que influyen de manera terminante en el resultado del mismo. Estos factores pueden ser de carácter temperamental, climáticos, condiciones imaginativas, alteración nerviosa, edad, estado de salud, etc.; sin duda, elementos todos que exceden al control conciente de los mismos. 
Para demostrar lo expresado precedentemente, citaremos algunos ejemplos que avalan esta pautas: Tomemos una partida jugada por rivales de conocimientos técnicos del juego equilibrado; uno de ellos tiene 80 años , mientras el otro 20 de edad. ¿A cuál le asistirán las mayores chances de triunfo? Otro caso sería: que en igualdad de edad y conocimientos, uno de los adversarios es más permeable para soportar la tensión derivada de la incertidumbre del resultado de la partida, y en virtud de ello, comete errores provocados por sus propios problemas temperamentales. 
Casi siempre aparece el error
 La partida de ajedrez tiende a definirse en la mayoría de los casos por la aparición del ERROR en que incurre una de las partes. El factor ERROR puede tener dos características bien diferenciadas; aquellas de carácter conceptual, que hacen a la comprensión de una posición conforme a las leyes y sus reglas teóricas, y los relacionados con la ejecución práctica  que dependen de factores externos del juego. 
Los errores de carácter conceptuales pueden corregirse con el estudio de los principios básicos y generales del juego de Ajedrez, mientras que los de ejecución no siempre podrán ser salvados, por depender en casi todos los casos de falencias incorregibles del sujeto. 


No hay comentarios: