miércoles, 16 de noviembre de 2011

Ludek Pachman y la "Primavera de Praga" (III)

Por Héctor Luis González 
(continuación de ayer)
También jugó en la Argentina los torneos Magistrales “Sesquicentenario 1960” y Mar del Plata 1962, en forma discreta. Entre 1962 y 1967 participó en Cuba en los principales certámenes allí organizados. Además colaboró en la organización del ajedrez cubano y en la preparación teórica de los equipos representativos de ese país.
En su primera visita a Cuba, Pachman, conoció a Fidel Castro y a sus ministros, a quienes frecuentaba, especialmente a Ernesto “Che” Guevara, que era un apasionado aficionado al ajedrez, al extremo de que casi no concurría al Ministerio a su cargo, en las fechas en que se disputaba algún torneo magistral, invariablemente, contemplaba todas las partidas y a su finalización invitaba a los maestros a jugar encuentros relámpagos. El “Che” Guevara era un buen ajedrecista, Pachman solía visitarlo para realizar juegos informales y analizar partidas. La última reunión de ambos fue en setiembre de 1964. en esa ocasión, consideraba pensativamente una partida y, de pronto, con su peculiar impulsividad, le dijo a Pachman: “No me hace ninguna gracia jugar a ministro. Me gustaría jugar al ajedrez como usted o hacer la revolución en Venezuela”.
Pachman le respondió “Mire, comandante, hacer una revolución es desde luego, interesante, pero jugar al ajedrez es más seguro”.
Meses después el “Che” Guevara dimitiría en su cargo de ministro de Industria y marcharía a Bolivia a organizar la guerrilla y hallar la muerte. El motivo de su dimisión habría sido sus diferencias políticas con Fidel Castro, puesto que hasta principios de 1964, Castro había sostenido duras críticas contra la política soviética. El modelo del “Che” era Mao y no miraba con simpatía a los rusos. Pero en ese año 1964, la economía cubana estaba al borde del caos y los soviéticos invirtieron millones de dólares en el desarrollo de la isla, Fidel aceptó el apoyo ruso y el “Che” se fue a morir a los bosques de Bolivia.
En 1966 se jugaron las olimpíadas de Ajedrez en La Habana, y Pachman fue el entrenador del equipo cubano que alcanzó el inesperado éxito de llegar al turno final. Esta destacadísima performance le otorgó a Pachman un cúmulo de reconocimientos, inclusive del propio Castro, que lo alabó personalmente y a través de la prensa. Sin embargo, dos años después, Castro declararía que Pachman era un ¨”conocido contrarrevolucionario”.
En 1967, Pachman elevó un proyecto a la Organización Checoslovaca de Educación Física para la realización de los Juegos Olímpicos en 1980. En él se contemplaba la construcción de una ciudad satélite, con autopistas y hoteles, proyectados entre Praga y Regensburgo, y contando con que la República Federal de Alemania pagaría una parte del costo. Sin embargo, el proyecto fracasó por los acontecimientos que sobrevendrían al año siguiente.
En julio de 1967, Ludek Pachman fue invitado al torneo de grandes maestros que se organizó en Moscú con motivo de los festejos del 50 aniversario de la Revolución Socialista. 
Durante su estada en Moscú, estalló el conflicto de Medio Oriente entre los países árabes e Israel. La Unión Soviética y Checoslovaquia rompieron relaciones diplomáticas con el estado judío. Esta situación provocó en Pachman su primera disidencia seria con el Partido Comunista de Checoslovaquia, al que dirigió una carta expresando su disconformidad por la posición adoptada. En el documento , Pachman puntualizaba sus críticas señalando que el Estado de Israel era el único país del Cercano Oriente que había permitido desarrollar al Partido Comunista su actividad legalmente, mientras que los países árabes realizaban una permanente persecución de los correligionarios. ¿Como era posible, entonces que los intereses se sobrepusieran a las ideas por las cuales tantos años se había luchado?. La respuesta fue su destitución del cargo de jefe de la sección de extranjeros para periodistas y escritores. De allí en más tendría que encargarse solamente de escribir sobre ajedrez.

No hay comentarios: